Curación mínima de 8 meses. El sabor es más intenso en boca y su textura está a caballo entre mantecosa y seca. Su corteza anaranjada nos indica una mayor maduración en frío. El interior es compacto, de color pajizo y con el fino “ojo de perdiz” tan característico del queso de oveja de Castilla.